Close

28 diciembre, 2021

CUANDO NOS VACUNAMOS NO SOLO PROTEGEMOS A NOSOTROS MISMOS, SINO TAMBIÉN A QUIENES NOS RODEAN

La vacunación confiere efectos tanto directos como indirectos. El efecto directo de las vacunas implica protección contra enfermedades en las personas vacunadas, mientras que la protección indirecta es cuando las personas evitan la infección porque las personas que los rodean están vacunadas1.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los programas mundiales de vacunación salvan de 2 a 3 millones de vidas al año al preparar al sistema inmunológico para que se proteja contra las amenazas de los microorganismos.

Además de la protección individual, los programas de vacunación también se basan en la inmunidad de la población (colectiva) o inmunidad “de rebaño”.

La inmunidad “de rebaño” es la inmunización de grandes porciones de la población para proteger a los no vacunados, inmunodeprimidos y a los que no se pueden vacunar por su edad o por sus condiciones médicas, al reducir el número de personas en riesgo a un nivel por debajo del umbral necesario para la transmisión.

Por ejemplo, la inmunización de > 80% de la población mundial contra el virus de la viruela redujo las tasas de transmisión a personas no infectadas a un punto lo suficientemente bajo como para lograr que el virus se erradicara2.

El porcentaje de personas que necesitan ser vacunadas para lograr la inmunidad colectiva o de rebaño, varía con cada enfermedad. Por ejemplo, la inmunidad colectiva contra el sarampión requiere que aproximadamente que el 95% de la población esté vacunada. El 5% restante estará protegido por el hecho de que el sarampión no se propagará entre los vacunados; para la poliomielitis, el umbral es de aproximadamente el 80%; actualmente se desconoce la proporción de la población que debe vacunarse contra COVID-19 para comenzar a inducir la inmunidad colectiva3.

A pesar del éxito de determinados programas de vacunación, diversos factores sociales y biológicos, hacen que sea un desafío lograr la inmunidad colectiva.

La inmadurez en los muy jóvenes y la inmunosenescencia del sistema inmune limitan las respuestas a las vacunas humanas. Estos problemas plantean obstáculos para que pueda desarrollarse una inmunidad duradera con una protección amplia inducida por vacunas.

La inmunosenescencia se refiere a la pérdida progresiva de la capacidad de respuesta a un patógeno, lo que da como resultado una disminución de anticuerpos o respuestas celulares, lo que requiere vacunas de refuerzo para recuperar la protección que nos brindan las vacunas.

A finales del siglo XX, el sarampión estaba casi erradicado en China, Corea y Estados Unidos como resultado de la vacunación a temprana edad y refuerzos.

Sin embargo, la reintroducción del virus de tipo salvaje en estas localidades ha provocado picos de infección en adultos de mediana edad que ya habían sido vacunados, lo que indica una posible necesidad de un refuerzo en adultos para reforzar la protección2.

El efecto directo de la vacunación exitosa en la reducción de la infección o del contagio en ciertas personas puede disminuir el riesgo de infección entre aquellos que siguen estando en riesgo en la población.

Es importante destacar que el efecto de una vacuna sobre la transmisión es lo que hace el efecto indirecto. Si el único efecto de una vacuna fuera prevenir la enfermedad, pero no alterar ni el riesgo de infección ni el contagio, entonces no habría ningún efecto indirecto ni inmunidad colectiva.

Una vez se argumentó erróneamente, por ejemplo, que las vacunas antipoliomielíticas inactivadas protegían solo contra la parálisis y no contra la infección. Ahora sabemos que esto es incorrecto y que las vacunas antipoliomielíticas inactivadas pueden reducir tanto el riesgo de infección, como se demostró en varios países que interrumpieron la transmisión del poliovirus salvaje utilizando solo estas vacunas4.

A medida que se desarrollan vacunas que pueden superar los desafíos de una respuesta del sistema inmune deficiente en las personas, las políticas públicas desempeñan un papel fundamental para lograr altas tasas de vacunación de la población necesaria para lograr la inmunidad colectiva y la ausencia de enfermedades.

La falta de acceso a las vacunas por múltiples razones deja grandes grupos de personas no vacunadas y susceptibles que no solo pueden sufrir la enfermedad, sino que también pueden facilitar la transmisión a otros que no pueden vacunarse (recién nacidos, inmunocomprometidos, etc.), rompiendo así la barrera protectora que proporciona la inmunidad de rebaño2.

La tos ferina ha aumentado en México  y en todo el mundo durante las últimas dos décadas. Es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa con tos prolongada y se la ha llamado “tos de los 100 días”. En 2012, EE. UU. Tuvo más de 41,000 casos, la mayoría de los casos han sido niños menores de 3 meses. Los adolescentes y adultos que pierden la inmunidad de sus vacunas infantiles con el tiempo es la causa más probable del aumento de casos. Desafortunadamente, los recién nacidos y los bebés menores de un año corren mayor riesgo de contraer la tos ferina, y la gran mayoría de las veces contagiados por sus familiares cercanos.

Para proteger a los recién nacidos se recomienda crear un ambiente protegido “capullo de protección”, donde TODOS los contactos cercanos con el recién nacido deben estar vacunados contra tos ferina e influenza, para que haya un capullo de seguridad contra estas enfermedades que rodee al recién nacido hasta que pueda desarrollar inmunidad alrededor de un año de vida con sus propias vacunas5.

Por último, debemos recordar que la protección indirecta, es la base de la inmunidad colectiva, y que el objetivo de la inmunidad colectiva es proteger a la sociedad misma4.

https://vacunacion.org/ver_entrada/70-Cuando+nos+vacunamos+no+solo+protegemos+a+nosotros+mismos%2C+sino+tambi%C3%A9n+a+quienes+nos+rodean


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *