Close

10 mayo, 2022

Infección por ómicron a 20 días de haber padecido delta: el periodo más corto conocido de reinfección por SARS-CoV-2

Durante el European Congress of Clinical Microbiology & Infectious Diseases (ECCMID) de 2022, en Lisboa, Portugal, un grupo de investigadores españoles presentó el interesante caso de una mujer de 31 años que fue positiva a ómicron a solo 20 días de ser positiva a delta. Este tiempo de diferencia entre infecciones es el más corto reportado hasta el momento.[1]

Se trata de una trabajadora de la salud que fue positiva a SARS-CoV-2 el 20 de diciembre de 2021 por medio de una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La paciente se encontraba asintomática pero su caso se detectó durante el cribado habitual del personal de salud en su lugar de trabajo y se mantuvo en aislamiento durante diez días sin haber desarrollado ningún síntoma. Adicionalmente, esta paciente tenía un esquema de vacunación completo y había recibido su dosis de refuerzo 12 días antes de ser identificada como caso positivo.

El 10 de enero de 2022, solamente 20 días después de dar positivo la primera vez, presentó tos, fiebre y malestar general. Se realizó nuevamente una prueba de reacción en cadena de la polimerasa para SARS-CoV-2 y nuevamente dio positivo. Por el antecedente de haber sido positiva días antes se decidió realizar secuenciación total del genoma, que corroboró que la paciente se había infectado con dos diferentes variantes del SARS-CoV-2, la primera infección en diciembre por la variante delta y la segunda por ómicron, la cual hasta el momento continúa siendo la más predominante alrededor del mundo y más infecciosa que delta.

La Dra. Gemma Recio, del Insititut Català de Salut, en Tarragona, España, una de las autoras del estudio, afirmó: “Este caso destaca el potencial de la variante ómicron para evadir la inmunidad previa adquirida tanto por una infección natural por otras variantes como por la vacuna”.

La relevancia de este reporte reafirma algunos conceptos importantes. El primero, es que haber tenido COVID-19 no protege de una posible reinfección, incluso tener inmunidad híbrida, como esta paciente que además de estar completamente vacunada tuvo COVID-19 y aun así tuvo una reinfección en un periodo muy corto. Es relevante la difusión de este reporte de caso, ya que actualmente muchas personas se sienten con un falso sentido de protección si ya padecieron COVID-19, lo cual es un concepto equivocado y peligroso, puesto que en el futuro surgirán nuevas variantes y la protección inmunológica después de haber tenido la enfermedad es impredecible en cada persona.

Es probable que múltiples factores contribuyeran a que la paciente no cursara con una enfermedad grave; tanto la infección previa como la vacunación contribuyen a evitar enfermedad grave u hospitalización, además de la individualidad de la paciente.

Es importante que aun cuando en este momento alrededor del mundo se hagan significativamente menos pruebas de reacción en cadena de la polimerasa, por la desaceleración del número de casos y por la mayor disponibilidad de pruebas rápidas, se continúe haciendo una vigilancia epidemiológica con secuenciación, ya que continuar secuenciando de forma aleatoria permitirá detectar nuevas variantes o caracterizar a las que actualmente circulan para entender su capacidad de evadir parcialmente la respuesta inmunológica.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5908978?src=soc_fb_220505_mscpsp_news_id_COVID19&faf=1


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »