Close

18 julio, 2022

Datos de México muestran alta coinfección de viruela símica y virus de inmunodeficiencia humana

En México, el segundo país de Latinoamérica con más casos confirmados de viruela símica, 94% de los 35 afectados son hombres y 60% de ellos tienen infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), especialmente en el rango de edad entre 30 y 49 años, reveló este miércoles 13 de julio la Organización Panamericana de la Salud (OPS).[1]

La tasa de coinfección reportada es particularmente elevada y confirma que, aunque cualquier persona puede ser víctima del nuevo brote en países no endémicos más allá de la orientación sexual, afecta en esta etapa a algunos grupos más que a otros. “Es importante enfocar las acciones de prevención en los grupos de más alto riesgo, como los hombres que tienen sexo con hombres”, resaltó el Dr. Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente para COVID-19 de la OPS, durante su rueda de prensa bisemanal sobre COVID-19 y otros temas de salud.

Según la última actualización epidemiológica de la OPS sobre viruela símica, que incluye datos hasta el 7 de julio, de los 168 casos con información disponible sobre la orientación sexual, 94% de los casos se identificaron como hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y de estos 24% son positivos para el virus de inmunodeficiencia humana. A nivel global, 41% de los casos en los que se conocía el estatus de la infección por virus de inmunodeficiencia humana son positivos, según el último reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“De los casos que tenemos información, 60% a 70% son hombres que tienen sexo con hombre, y de ellos, hasta 40% en algunas series son hombres positivos para el virus de inmunodeficiencia humana y con la infección controlada”, señaló la semana pasada en un seminario web el Dr. Omar Sued, expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y actual integrante del equipo de respuesta de viruela símica de la OPS.

Dado que la proporción de pacientes con virus de inmunodeficiencia humana entre los afectados con viruela símica es más alta respecto de la que se verifica en la población general, podría ser que la coinfección sea un marcador de ciertas prácticas sexuales de riesgo. “Esto empezó en un grupo específico de hombres que tienen sexo con hombres con prácticas de alto riesgo de exposición. Los primeros casos habían tenido más de diez parejas en los últimos tres meses, habían concurrido a fiestas… el virus entró en este grupo más fácilmente”, dijo el Dr. Sued.

También podría ser que la infección por virus de inmunodeficiencia humana “predisponga” de algún modo a la viruela símica, admitió el Dr. Sued. O que los hombres que tienen sexo con hombres “son los más acostumbrados a consultar ante la mínima presencia de los síntomas, que son muy poco específicos”, agregó.

Al menos un paciente reportado en la literatura parece haber contraído ambas infecciones de manera simultánea o muy cercana temporalmente, con una presentación clínica “exuberante” que incluía pápulas diseminadas en áreas genitales, tronco y cara.[2]

Y aunque hasta ahora no ha habido fallecimientos relacionados con este brote de viruela símica fuera de tres casos en África, los expertos alertan que la enfermedad puede dar cuadros más graves en pacientes con compromiso inmune, como pueden ser aquellos con infección por virus de inmunodeficiencia humana no controlada.

“Al igual que con otros virus, como [SARS-CoV-2], mantenerse lo más saludable posible, tomar un tratamiento antirretroviral con regularidad para reducir la carga viral y evitar el contacto cercano con personas con síntomas ayudará a reducir el riesgo de enfermarse”, instó a los pacientes la International AIDS Society.

Es importante que los pacientes con infección por virus de inmunodeficiencia humana sepan que, en caso de desarrollar síntomas o haber tenido contacto directo con alguien con viruela símica, deben buscar atención médica, recomendó la Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos, infectóloga mexicana radicada en Canadá y miembro del comité editorial de Medscape en español.

“Continuar tomando el tratamiento antirretroviral y mantener un buen estado de salud hará que todas estas infecciones virales sean menos graves. Y para aquellos pacientes que desconocen su estado de virus de inmunodeficiencia humana, sugerirles que se hagan una prueba e inicien tratamiento lo antes posible”, añadió.

Una situación “preocupante”

Aunque los organismos internacionales y autoridades sanitarias de los países han sido reacios desde el principio a atribuir el riesgo de viruela símica a grupos específicos de la población con el ánimo de no estigmatizar, el tono de los mensajes parece cambiar a medida que los casos crecen.

La situación es “preocupante” por el alza de los contagios, que ya superan 1.300 (14% del total) en 14 países y territorios de la región, dijo la Dra. Carissa F. Etienne, directora de la OPS, quien no descartó que la próxima semana la OMS pueda declarar el actual brote como Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional.

“En muchos países de la región la proporción de casos sin antecedentes de viaje aumenta en cada semana epidemiológica, lo cual destaca nuestra preocupación ´por ver si hay una transmisión más sostenida”, dijo el Dr. Aldighieri. Y afirmó que un factor que podría explicar el alza de casos han sido las reuniones masivas por el Mes del Orgullo de las comunidades LGTBIQ+, además de una mayor capacidad de los laboratorios para el diagnóstico.

Para la Dra. Pérez-Cortés Villalobos: “Aunque un porcentaje importante de los pacientes con viruela símica tienen infección por virus de inmunodeficiencia humana, es muy importante que no asociemos a la viruela símica solamente con esta población de pacientes, porque genera estigma y desinformación. Los virus no discriminan ni reconocen preferencias sexuales y los brotes pueden aparecer en diferentes grupos sociales”.

Otros creen, en cambio, que identificar sin rodeos los grupos más afectados puede servir para direccionar acciones de prevención más efectivas, incluyendo eventualmente campañas focalizadas de vacunación para grupos específicos, como podrían ser contactos cercanos de casos detectados.

Ricardo Baruch Domínguez, Ph. D.

“Estamos en un momento en que las organizaciones y colectivos LGTBIQ+ han decidido dejar esa corrección política y priorizar la información abierta y precisa sobre prevención y detección que, al final de cuentas, es lo más relevante”, dijo a Medscape en español Ricardo Baruch Domínguez, Ph. D., maestro en salud pública, investigador y activista mexicano en materia de salud LGTBIQ+.

Dr. Luis Cámera

“El ocultamiento no es una buena estrategia para controlar las enfermedades, aunque decirlo pueda ser incómodo políticamente. Cambiar ignorancia por [temor a la] estigmatización no es una buena solución”, coincidió en diálogo con Medscape en español el Dr. Luis Cámera, médico clínico y expresidente de la Sociedad Argentina de Medicina.

Según el Dr. Cámera, haber eludido mensajes más explícitos sobre el riesgo aumentado de viruela símica en hombres que tienen sexo con hombres, la presencia típica de lesiones en las áreas genitales y la alta prevalencia de infección por virus de inmunodeficiencia humana u otras enfermedades de transmisión sexual en los afectados, ha perjudicado no solo a los pacientes y a la población general, sino también a los médicos, “Algunos médicos han cometido errores porque no sabían la forma de presentación. Es muy grave lo que se hizo. Y ahora la enfermedad se desparramó”, protestó.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5909375#vp_1


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »