Close

24 abril, 2022

Casos de hepatitis en pacientes pediátricos en Europa y Estados Unidos desconciertan a investigadores

Funcionarios de salud pública de varios países están investigando decenas de casos de hepatitis aguda grave en pacientes pediátricos; al momento se desconoce el origen de las infecciones.[1]

Setenta y cuatro casos han sido reportados en el Reino Unido, hay tres casos documentados en España, y hay reportes de casos similares en Dinamarca y Holanda, según una noticia en Science. En el Reino Unido se han notificado casos en pacientes de hasta 16 años, pero la mayoría de los afectados tienen entre 2 y 5 años de edad. De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, hasta el 15 de abril, seis niños han requerido trasplantes de hígado.

El 14 de abril, Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos informó del registro de nueve casos en Alabama desde el otoño de 2021. Todos los casos en los Estados Unidos han sido en pacientes de entre 1 y 6 años de edad, y dos niños requierieron trasplantes de hígado.

Los virus de las hepatitis (A, B, C, D y E), causas comunes de hepatitis, se han descartado en los casos del Reino Unido y España. Algunos sospechan que la enfermedad puede ser causada por un adenovirus, ya que aproximadamente la mitad de los niños enfermos en el Reino Unido y todos los casos en los Estados Unidos han dado positivo por una forma del virus. Si bien el adenovirus puede causar hepatitis en la población pediátrica, por lo general lo es en aquellos con inmunosupresión.

Actualmente, los funcionarios están explorando si estos casos están relacionados con una versión del virus llamada adenovirus 41, que está asociado con la inflamación intestinal. El caso más reciente en Alabama se informó en febrero, y cinco de los nueve niños en el estado con estos desconcertantes casos de hepatitis dieron positivo por adenovirus 41.

La pandemia podría ser otra posible explicación, dijo la Dra. Nancy Reau, jefa de sección de Hepatología de la Rush University en Chicago, Estados Unidos. “Probablemente todavía exista la preocupación de que esto pueda estar relacionado con la COVID-19”, dijo a Medscape Noticias Médicas. Algunos casos en el Reino Unido han dado positivo al SARS-CoV-2; ninguno de estos niños ha recibido la vacuna anti-COVID-19.

“Se ha demostrado consistentemente que COVID-19 aumenta los resultados de las pruebas de función hepática. Se ha demostrado que causa la afectación de otros órganos además de los síntomas pulmonares y la insuficiencia respiratoria. A medida que este virus evoluciona, es posible que en la población pediátrica sea más capaz de presentarse como hepatitis”, explicó la Dra. Reau.

Todavía no ha habido ninguna relación entre los casos de Alabama, y los investigadores del Reino Unido tampoco han encontrado ninguna conexión en sus casos, reportó STAT News.

“CDC de Estados Unidos están trabajando con los departamentos de salud estatales para ver si hay casos adicionales en el país y qué puede estar causando estos casos”, dijo Kristen Nordlund, portavoz de CDC, en un comunicado a STAT News. “En este momento, el adenovirus puede ser la causa de estos, pero los investigadores todavía están aprendiendo más, incluso descartando las causas más comunes de la hepatitis”.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5908903?src=soc_fb_220419_mscpsp_news_id_hepatitis&faf=1


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »