Close

7 marzo, 2022

Hong Kong apostó por el “cero covid”. Ahora se enfrenta a un “desastre evitable”

Hong Kong (CNN) — Las morgues están casi llenas, los hospitales están abrumados y, a medida que aumentan los temores de un cierre total de la ciudad, los compradores aterrorizados han dejado los estantes de los supermercados vacíos.

Hong Kong, una vez elogiado como una historia de éxito de cero covid, ahora está luchando contra un brote mortal que recuerda los primeros días de la pandemia, a pesar de haber tenido más de dos años para prepararse.

  • El conflicto de Rusia y Ucrania reemplaza al covid-19 como el mayor riesgo para la cadena global de suministro, advierte Moody's

Con los casos transmitidos localmente superando los 312.000 en la ciudad de 7,4 millones en tan solo las últimas dos semanas, los hospitales y los trabajadores de la salud en apuros han llegado al límite. Es probable que las cifras sean mucho más altas debido a las sospechas de que las personas no reportan los resultados positivos de sus pruebas por temor a ser separadas de sus familias y puestas en instalaciones de aislamiento del gobierno.

Aunque el aumento desenfrenado ha sido impulsado por la variante ómicron menos mortal, las muertes de Hong Kong también están aumentando, particularmente entre los ancianos no vacunados de la ciudad. Según Our World in Data, que utiliza datos de la Universidad Johns Hopkins, Hong Kong reportó más muertes por millón de personas en la semana al 3 de marzo que cualquier otro país o territorio.

Estantes vacíos en una tienda de comestibles en Hong Kong el 1 de marzo de 2022.

Carrie Lam, líder de Hong Kong, dijo que la ciudad enfrenta un “desafío sin precedentes” e insiste en que nadie podría haber predicho la última ola. Pero según el virólogo clínico de la Universidad de Hong Kong, Siddharth Sridhar, la situación era un “desastre predecible y prevenible”.

Durante dos años, mientras la pandemia se extendía por todo el mundo, Hong Kong contuvo en gran medida el virus y hubo una sensación creciente de que la ciudad podría mantener el virus fuera para siempre.

A medida que aumentaron los casos este año, el gobierno volvió a imponer sus reglas más estrictas, limitando las reuniones públicas a dos, cerrando restaurantes y bares después de las 6:00 p.m. y acordonando los parques infantiles públicos.

  • Una variante altamente modificada del coronavirus se detectó en venados tras casi un año de pasar desapercibida, sugieren investigadores

Pero aun así no fue suficiente. Con pocas otras palancas para tirar, el gobierno planea lanzar una campaña de prueba masiva obligatoria en un intento de purgar la ciudad del covid-19. Las escuelas saldrán antes durante el verano y se reutilizarán como instalaciones de aislamiento, pruebas y vacunación. Y aún no está claro si se prevé un cierre total de la ciudad.

“Marzo va a ser un momento muy, muy difícil”, dijo Sridhar. “(Es) definitivamente una crisis de salud sin precedentes para Hong Kong”.

Para una ciudad que ya ha soportado dos años de duras restricciones, la noticia de las pruebas en toda la ciudad ha resultado demasiado para algunos residentes que buscan desesperadamente un vuelo.

Y aunque las vacunas significan que Hong Kong está mejor de lo que habría estado hace dos años, las tasas de inmunización aún están rezagadas entre su población de edad avanzada, lo que significa que muchos de los más vulnerables de la ciudad aún están desprotegidos.

Lo que salió mal en Hong Kong

En Queen Elizabeth, uno de los hospitales más grandes de Hong Kong, los pacientes se sientan en una sala de observación escasa y sin ventanas mientras esperan una cama en una sala de aislamiento.

Dos enfermeras, que pidieron no ser nombradas porque temen repercusiones por hablar, le dijeron a CNN la semana pasada que la sala de observación huele a heces: no hay baños, por lo que los pacientes se ven obligados a usar cuñas.

Las enfermeras dicen que la escasez de personal significa que a menudo hay un retraso en el control de los pacientes a medida que llegan más para recibir atención, y hay demasiadas personas que desean recibir tratamiento y no hay suficientes camas.

“Es poco probable que un paciente entre en una sala de aislamiento a menos que esté a punto de morir”, dijo un miembro del personal. “No importa cuánto trabajemos, la situación no cambia, pero aún así no podemos detenernos. La situación es desesperada”.

La morgue del hospital está desbordada y algunos cuerpos permanecen durante horas a temperatura ambiente, según una de las enfermeras.

Una doctora en medicina y geriatría de otro hospital en Hong Kong, que pidió no ser nombrada por temor a las repercusiones, dijo que la gran cantidad de pacientes era “asombrosa”, y que algunos esperaban hasta cuatro días para ser atendidos por un médico.

“Está tan abarrotado y escasa la mano de obra, que tienes una enfermera que atiende a 20 pacientes”, dijo la semana pasada. “Lo que estamos viendo aquí no es nada que haya visto antes”.

Pacientes con covid-19 acostados en camas afuera del Centro Médico Caritas en Hong Kong.

En un comunicado a CNN, la Autoridad del Hospital dijo que enfrentaba “desafíos sin precedentes” y se disculpó con los pacientes que habían experimentado largos tiempos de espera.

Con un fuerte aumento en las muertes por covid-19 debido al clima frío, el “espacio de almacenamiento en las morgues de los hospitales ha alcanzado su capacidad máxima”, dijo el comunicado.

En una sesión informativa el martes, los funcionarios de salud dijeron que están agregando contenedores refrigerados y acelerando la construcción de una nueva morgue para proporcionar al menos 800 unidades adicionales. Hasta la fecha, Hong Kong ha registrado 1.554 muertes desde el comienzo de la pandemia, frente a las 213 de finales de diciembre de 2021.

Pacientes con covid afuera del Centro Médico Caritas en Hong Kong el 25 de febrero de 2022.

Ese aumento en los casos también está ejerciendo presión sobre las salas de los hospitales.

Anteriormente, todos los casos positivos de covid eran ingresados ​​en el hospital y cualquier contacto cercano en cuarentena administrada por el gobierno, incluso si eran asintomáticos. Pero con el aumento de los casos, ya no fue factible poner en cuarentena a todos los casos positivos y contactos cercanos.

“Nuestro sistema de salud está al borde del colapso”, dijo el Sindicato de Médicos de Hong Kong en una carta abierta en febrero.

Pero algunos casos positivos están desesperados por ser admitidos en instalaciones administradas por el gobierno, sin importar cuán enfermos estén, porque durante gran parte de la pandemia se les ha dicho que es lo correcto, dijo el profesor de la Universidad de Hong Kong, Jin Dong-yan. Eso no solo ejerce presión sobre el sistema, dijo, sino que también expone a otros a la infección.

“Simplemente se quedan, vienen a este o aquel hospital, solo con la esperanza de ser admitidos”, dijo el mes pasado. “Podrían transmitir el virus a otros”.

La situación también se ve exacerbada por la alta proporción de personas no vacunadas en Hong Kong.

A partir de esta semana, el 78% de la población, excluyendo a los de 3 a 11 años, tiene la doble vacuna, pero solo el 48% de las personas de 70 años o más han recibido dos dosis. A principios de este año, solo el 25% de las personas de 80 años o más habían sido vacunadas.

¿Qué distingue a la subvariante de covid-19 BA.2 de la ómicron? 0:54

El viernes, los funcionarios del gobierno dijeron que vacunar a los ancianos ahora era una prioridad de salud pública y describieron los hogares de ancianos como “puntos calientes” para el virus. Y a partir del viernes, el tiempo de espera entre la primera y la segunda dosis de la inyección Sinovac de fabricación china se reduciría de 28 a 21 días para los ancianos.

La baja tasa de vacunación entre los ancianos parece estar afectando el número de muertos de la ciudad. Casi todas las muertes por covid-19 de la ciudad reportadas este año son personas mayores y no vacunadas, y muchas de ellas vivían en hogares de ancianos.

Stephanie Law, miembro del comité ejecutivo de la Asociación de Servicios para Personas Mayores de Hong Kong, dijo que para muchos residentes mayores, las preocupaciones sobre los efectos secundarios de la vacuna contra el covid superan los riesgos de contraer la enfermedad.

“En el pasado, mucha gente sentía que no era una prioridad tener la vacuna”, dijo. Ahora, los cuidadores se sienten “impotentes” a medida que el virus se propaga por los hogares, donde algunos residentes viven con cuatro o seis personas por habitación, dijo.

Karen Grepin, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, dijo que la narrativa en la ciudad había evolucionado hasta el punto en el que la gente había comenzado a creer que Hong Kong podría mantener el virus fuera para siempre.

“La gente realmente comenzó a creer que incluso el riesgo minúsculo asociado con la vacunación era mayor que el riesgo de covid”, dijo.

“Estamos pagando por esa complacencia”.

Por qué Hong Kong no puede cambiar

Hong Kong no es el único lugar del mundo covid cero en experimentar un brote.

Tanto Nueva Zelanda como Singapur pasaron más de un año aislados del mundo. Durante ese tiempo, se prepararon para un brote inevitable. Aumentaron las tasas de vacunación, especialmente en sus poblaciones más vulnerables, y ajustaron sus mensajes públicos de erradicar el covid a vivir con el virus, aunque con precauciones. Y aunque ambos países ahora están experimentando un aumento en los casos, ninguno está viendo el mismo nivel de muertes que Hong Kong.

En ambos países, más del 90% de las personas de 70 años o más están completamente vacunadas, mucho más que en Hong Kong, a pesar de que las vacunas están disponibles en la ciudad desde hace un año.

Los trabajadores de la salud recolectan muestras de hisopos en un centro de pruebas de Covid-19 en Hong Kong el 24 de febrero.

Los expertos dicen que Hong Kong podría haber hecho más para enfatizar la importancia de la vacunación, especialmente entre los ancianos y los vulnerables.

A diferencia de muchos lugares en Occidente, Hong Kong no impulsó las vacunas como una forma de salir de la pandemia porque hasta ahora se ha rechazado la opción de vivir con el virus.

El gobierno de Hong Kong es responsable en última instancia ante el gobernante Partido Comunista de China, que mantiene una estricta política de “covid cero” que ha promocionado su supresión del virus como evidencia de la supuesta superioridad de su sistema de partido único sobre las democracias occidentales, especialmente Estados Unidos.

El mes pasado, el presidente chino, Xi Jinping, instruyó a Hong Kong a “tomar todas las medidas necesarias” para contener el brote.

  • Al menos 5,2 millones de niños han perdido a un padre o cuidador por covid-19, estima un estudio

“Con el apoyo del gobierno central y la unidad del pueblo de Hong Kong, ciertamente triunfaremos sobre esta pandemia”, dijo Lam el martes pasado. “Después de la tormenta volveremos a ver un arcoíris”.

Lam ha sostenido que las últimas medidas no son dictadas por Beijing, sino que son el resultado del “intercambio de ideas” de las dos partes.

El Dr. Ramanan Laxminarayan, fundador y director del Centro para la Dinámica, Economía y Política de Enfermedades, dice que Beijing cree que su política de covid es superior a la de otros países.

“Es la narrativa de que China siempre estará libre de covid lo que será problemático para China en el futuro”, dijo. “Una teoría basada en esta idea de que puedes mantener al covid fuera de tu población para siempre simplemente desafía cualquier tipo de lógica”.

La estrategia de China también está impulsada por preocupaciones de salud pública. China continental, a diferencia de Hong Kong, aún tiene que autorizar una vacuna de ARNm, a pesar de las dudas sobre la eficacia de sus inyecciones de producción nacional. Y un estudio realizado por matemáticos de la prestigiosa Universidad de Pekín del país encontró que China podría enfrentar más de 630.000 infecciones de covid-19 por día si abandona sus políticas de tolerancia cero al reabrir sus fronteras.

Zeng Guang, epidemiólogo jefe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, dijo esta semana que la política de covid cero no se mantendrá sin cambios para siempre, pero agregó que “no había necesidad de abrir la puerta en el pico de la epidemia mundial”.

Los trabajadores construyen unidades de aislamiento en Hong Kong el 27 de febrero de 2022.

Un futuro incierto

A medida que otros lugares del mundo se abren y aprenden a vivir con covid, Hong Kong todavía tiene algunas de las reglas fronterizas más estrictas del mundo, incluida la prohibición de ingresar a la mayoría de los residentes que no son de Hong Kong. Y para muchos en la ciudad, la aparente ausencia de un plan más progresista es difícil de soportar.

A los pocos días del anuncio de las pruebas masivas, un nuevo grupo de Facebook para obtener consejos sobre la reubicación había atraído a más de 3.900 miembros, y algunos dijeron que querían salir antes de que comenzaran las pruebas en toda la ciudad.

Una madre de dos hijos de 37 años que pidió no ser nombrada por razones de privacidad dijo la semana pasada que se iría de la ciudad a Australia y no estaba segura de si regresaría o cuándo. Le preocupaba que las medidas de salud pública de Hong Kong pudieran significar que su hijo, que tiene una enfermedad autoinmune, no pudiera recibir el tratamiento hospitalario que necesita y que sus hijos pudieran ser separados de ella si dan positivo.

“Siento que los niños son los que más están siendo castigados durante todo este asunto. No es justo para ellos”, dijo, refiriéndose a las restricciones. “(La política de salud pública) me asusta más que el propio virus”.

Muchos lugareños también están cada vez más frustrados.

James Hov, de 31 años, invirtió los ahorros de toda su vida en una barbería que ha estado cerrada durante semanas debido a las restricciones. Le preocupa perder su negocio y luchar para pagar el anillo de compromiso que compró para su futuro cónyuge.

“No se puede acabar con el covid. Cerrar peluquerías pero tener un grupo de personas en los trenes para su viaje diario al trabajo es una estupidez. No estoy tan seguro de que haya alguna lógica detrás de esto”, dijo.

Una tatuadora de 25 años que pidió no usar su nombre real por miedo a las repercusiones, dijo el mes pasado que continúa con su negocio clandestino a pesar de la prohibición actual. Se niega a vacunarse porque no confía ni en las vacunas chinas ni en las de Pfizer que están disponibles en la ciudad.

Ella es escéptica sobre las políticas de Hong Kong, que dijo que estaban allí simplemente para satisfacer a China. “Está dañando a la sociedad, está dañando la economía, está dañando el bienestar de las personas”, dijo.

Para Hong Kong, se avecina una crisis de salud sin precedentes, y luego poca luz al final del túnel: incluso si la ciudad se abre, otra ola es inevitable, dijo el virólogo Sridhar.

“Solo estamos esperando la próxima ola o un cambio de postura de los poderes fácticos”.

https://cnnespanol.cnn.com/2022/03/05/hong-kong-aposto-por-el-cero-covid-ahora-se-enfrenta-a-un-desastre-evitable/


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »