Close

3 enero, 2022

Lo relevante en pediatría de 2021

En esta ocasión se revisan las publicaciones más importantes por su contenido científico y relevancia en la atención del paciente pediátrico durante el año 2021; la pandemia está por cumplir dos años desde su inicio y ha generado repercusiones en la población, una de ellas es la atención médica pediátrica.

Durante el inicio de la pandemia los pediatras vimos una gran disminución en las visitas de control y, por tanto, muchos niños dejaron de recibir vacunas, exámenes físicos y evaluaciones; afortunadamente en los últimos meses hemos visto un incremento de interés de los padres por empezar nuevamente el seguimiento clínico de los niños, que no han sido afectados con enfermedad grave en la magnitud que padeció la población adulta, sin embargo, el confinamiento y en algunos casos la pérdida de cuidadores o familiares cercanos, han generado alteraciones sobre la salud mental que hay que vigilar. A continuación se muestran algunas publicaciones relevantes en pediatría.

Reapertura de clases presenciales en México

En abril de 2021 el Gobierno de México publicó la Estrategia Nacional para el Regreso Seguro a Clases Presenciales en las Escuelas de Educación Básica como guía para el regreso presencial.[1] En nuestro país se cerraron las escuelas el 23 de marzo 2020 y más de 36 millones de niños dejaron de asistir a la escuela de forma presencial, medidas de distanciamiento físico y restricciones de movimiento que se implementaron para frenar la transmisión de la COVID‑19 al limitar el contacto entre personas, sin embargo, esta situación afectó la salud física, mental y emocional de los niños, por lo que el 13 de mayo de 2021 se presentó una guía de orientación para la reapertura de las escuelas, que estableció una reapertura escolar gradual, cauta y ordenada, que fuera segura y duradera.

La guía estableció tres etapas para la apertura de las escuelas; etapa 1 (medidas previas) en concordancia con el semáforo epidemiológico con la vacunación del personal docente; etapa 2 (medidas de organización) y etapa 3 (medidas académicas). Campeche fue el primer estado en regresar a clases presenciales el 17 de abril del presente año; actualmente todo el país cuenta con clases presenciales o de forma híbrida.

El debate en torno a la escolarización presencial en todo el mundo ha sido intenso y ha exacerbado las diferencias en el enfoque entre sistemas escolares y familias, esta discusión ha brindado la oportunidad de aprender sobre los riesgos de la escolaridad y el grado en que las medidas de mitigación pueden reducir el riesgo.

La escolarización presencial conlleva mayor riesgo de COVID-19 para los miembros del hogar, pero también existe evidencia de que las medidas de mitigación comunes y de bajo costo pueden reducir este riesgo; por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) refiere que el cierre de las escuelas tiene un claro efecto negativo en la salud, la educación y el desarrollo infantil, así como en los ingresos familiares y en la economía en general, por lo que la apertura escolar en México fue necesaria para mejorar la salud mental y física de los niños.

El problema de los niños en México con el consumo de bebidas azucaradas

El 31 de marzo de 2021, el Instituto Nacional de Salud Pública emitió una publicación sobre una encuesta de Salud y Nutrición (ENSANUT) en niñas y niños menores de 12 años durante la pandemia por COVID-19.[2] Esta encuesta se realizó en México durante septiembre y octubre de 2020, con el objetivo de conocer el estado de salud y nutrición de los menores durante la pandemia.

La encuesta recolectó información de 3.007 madres, padres o cuidadores de niños desde 0 hasta 11 años y 11 meses de edad, uno de los hallazgos relevantes fue sobre las prácticas de alimentación durante la pandemia; entre los resultados se encontraron la prevalencia de la lactancia materna exclusiva en niños menores de 6 meses de aproximadamente 50% (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 36,9 a 63,0); en la lactancia materna continua hasta 23 meses, la proporción fue de 33,5% y la introducción de alimentos sólidos, semisólidos o suaves en niños de 6 a 8 meses fue de 98%.

Los principales alimentos que reportaron ser consumidos fueron: agua simple, frutas, verduras frescas, cereales y leguminosas. Además 23% reportó que la niña o niño bebe al menos 250 ml al día de refrescos o bebidas azucaradas. En cuanto a prácticas de alimentación en niñas y niños de 2 a 11 años de edad se encontró que los grupos con mayor porcentaje de consumidores fueron: cereales, verduras y frutas frescas, carnes y aves, huevo, leguminosas, lácteos y botanas, dulces y postres (> 90%). Los grupos de alimentos no recomendables, como el de mantequilla, mayonesa, crema o manteca, las bebidas azucaradas, las botanas, dulces y postres y los azúcares añadidos fueron consumidos en promedio de 3 a 4 días por semana.

Más de 60% de niñas y niños de 2 a 11 años consumió refresco o bebidas azucaradas en un día promedio; solo 40% de los niños de 2 a 4 años, 38% de los de 5 a 7 años y 34% de los de 8 a 11 años, no consumieron refrescos, mientras que el porcentaje que consumió un vaso o más en un día promedio fue de 13% en niños de 2 a 4 años, de 15% en niños de 5 a 7 años y de 17,8% en niños de 8 a 11 años de edad.

Cabe mencionar que una alimentación saludable es muy importante, el consumo de bebidas azucaradas en etapas tempranas de la vida genera efectos negativos sobre la salud (en especial obesidad), la OMS recomienda una alimentación sana y equilibrada para un adecuado crecimiento y desarrollo, no dando alimentos dulces a los niños, indicando que no se debe añadir sal ni azúcar a la alimentación complementaria hasta los 2 años y a partir de esa edad solo se debe hacer en cantidades limitadas; tanto en adultos como en niños se recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos de 10% de la ingesta calórica total. Sin embargo, en México tenemos otro panorama: de acuerdo a los resultados de la encuesta, la ingesta de bebidas azucaradas en niños es muy común, iniciando esta mala práctica desde los 6 meses, situación preocupante, ya que en el país la obesidad es un problema importante de salud pública.

Actualización 2021 de la estrategia global para el manejo y prevención del asma

En abril de 2021 la iniciativa global para el asma ( Global Initiative for Asthma, GINA) publica las actualizaciones de la estrategia global para el manejo de asma 2021.[3] GINA es una organización independiente y su objetivo es aumentar la conciencia sobre el asma y mejorar la prevención y el manejo de esta enfermedad a través de un esfuerzo mundial coordinado.

Anualmente esta organización publica la estrategia global basada en evidencia en al menos 100 países; en este año se publicaron las actualizaciones 2021. Estas estrategias sirven como referencia en México para la plataforma nacional Manejo Integral del Asma (MIA), que son los lineamientos actualizados con base en evidencia en el país; también sirven de referencia en la guía de práctica clínica sobre el tratamiento del asma en la edad pediátrica de la Secretaría de Salud de México.

El informe GINA 2021 incluyó nuevas recomendaciones importantes para el tratamiento de asma, algunos de los cambios incluyeron una guía acerca de asma y COVID-19, sugiriendo continuar con un buen manejo del asma, con estrategias para mantener un buen control de los síntomas, reducir el riesgo de exacerbaciones graves y minimizar la necesidad de corticoesteroides orales.

Para pacientes con asma grave sugieren continuar con la terapia biológica o corticoesteroides, si están prescritos. Así como una aclaración sobre la definición de asma grave, definiéndola como el asma que permanece “incontrolada” a pesar del tratamiento optimizado con dosis altas de corticoesteroides inhalados/agonistas beta de acción prolongada o que requiere dosis altas de estos fármacos para evitar que se “descontrole”. También contiene recomendaciones sobre el tratamiento del asma y prevención primaria en niños.

Evaluación de la vacuna BNT162b2 contra la COVID-19 en niños de 5 a 11 años de edad

El 9 de noviembre de 2021 se publica en la The New England Journal of Medicine la evaluación de la vacuna BNT162b2 contra la COVID-19 en niños de 5 a 11 años de edad; esta vacuna recibió autorización para su uso de emergencia por parte de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos en diciembre de 2020 para la prevención de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en personas de 16 años de edad o más, con posterior expansión a jóvenes de 12 a 15 años en mayo de 2021 y para niños de 5 a 11 años el 29 de octubre de 2021.[4]

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5908298#vp_1


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *