Close

22 agosto, 2021

¿La vacuna Johnson & Johnson requerirá refuerzo?

Tenemos una guía con las recomendaciones y opiniones de los expertos en salud para despejar tus dudas.

Los estadounidenses que recibieron las vacunas contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech o Moderna deben recibir una inyección de refuerzo ocho meses después de su segunda dosis de la vacuna, dijeron el miércoles las autoridades sanitarias federales.

Los refuerzos estarán disponibles a partir del 20 de septiembre, si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) acepta el plan. Se aplicarán primero a los trabajadores de la salud, a los residentes de asilos de ancianos y a los adultos mayores, que fueron los primeros en recibir la ronda inicial de vacunas tras su autorización en diciembre.

Pero la recomendación no se aplica a los casi 14 millones de estadounidenses que recibieron la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson.

“Para las personas que recibieron la vacuna Johnson & Johnson, anticipamos que probablemente se necesiten refuerzos de la vacuna”, dijo Vivek Murthy, máxima autoridad sanitaria del país, en una sesión informativa de la Casa Blanca el miércoles.

El cirujano general de Estados Unidos añadió: “Esperamos más datos sobre J&J en las próximas semanas. Con esos datos en la mano, mantendremos al público informado de un plan oportuno para las vacunas de refuerzo de J&J”.

Mientras tanto, he aquí las respuestas a algunas preguntas comunes.

Todas las vacunas autorizadas en Estados Unidos brindan una fuerte protección contra los casos graves y la muerte por COVID-19. Pero la recomendación de refuerzo se basó en datos que sugieren que la protección proporcionada por las vacunas de ARNm contra la infección y la enfermedad leve ha ido disminuyendo con el tiempo, dijeron las autoridades el miércoles.

“Aunque estos nuevos datos afirman que la protección de la vacuna sigue siendo alta contra los peores resultados de covid”, dijo Murthy en la reunión informativa, “nos preocupa que este patrón de disminución que estamos viendo continúe en los próximos meses, lo que podría conducir a una menor protección contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte”.

Pero existen menos datos disponibles sobre la vacuna de Johnson & Johnson, que no fue autorizada sino hasta finales de febrero, dos meses después de las vacunas de ARNm. (La vacuna de Johnson & Johnson usa un adenovirus modificado para transmitir sus instrucciones a las células humanas). Además, las vacunas de Johnson & Johnson se suspendieron temporalmente cuando las autoridades de salud investigaban los informes de que un número muy reducido de personas había desarrollado una rara condición de coagulación de la sangre tras recibir la vacuna.

Más de 150 millones de estadounidenses han recibido vacunas de ARNm, superando con creces a los 14 millones que han recibido la vacuna de Johnson & Johnson, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Sin datos sólidos sobre la eficacia a largo plazo de la vacuna de Johnson & Johnson, es difícil que las autoridades de salud recomienden refuerzos, dijo John Moore, virólogo de Weill Cornell Medicine. “Si tomas decisiones basadas en datos y no tienes los datos, ¿qué puedes hacer?”, dijo. “Este es un poco el dilema. La confianza del público en las vacunas depende, en general, de que comprendan lo que ocurre, de que se trate de un proceso transparente y basado en datos”.

Los ensayos clínicos, realizados antes de que se generalizara la variante delta, descubrieron que la vacuna de Johnson & Johnson tenía una eficacia global del 72 por ciento en Estados Unidos, inferior a la eficacia de aproximadamente el 95 por ciento de las vacunas de Pfizer y Moderna. Sin embargo, es difícil hacer comparaciones directas entre las vacunas, que fueron probadas en diferentes lugares y en diferentes momentos.

Todas las vacunas disponibles en Estados Unidos parecen perder algo de eficacia contra la variante delta, que puede ser capaz de esquivar algunos de los anticuerpos del sistema inmunitario. La vacuna de Johnson & Johnson no es una excepción. “Es de esperar que haya cierto grado de resistencia contra la delta, porque siempre la hay”, dijo Moore.

Pequeños estudios de laboratorio han arrojado resultados contradictorios sobre qué tan bien protege la vacuna de Johnson & Johnson contra la variante delta. El mes pasado, Johnson & Johnson dijo que una sola dosis de su vacuna provocaba una fuerte respuesta inmune contra la delta y que la respuesta duraba al menos ocho meses.

Pero los datos de otro estudio de laboratorio reciente sugieren que una sola dosis de la vacuna provocó una respuesta de anticuerpos relativamente débil contra la variante delta, lo que podría hacer que los refuerzos sean más esenciales.

Este mes se han publicado los primeros datos sobre la eficacia de la vacuna contra la variante en el mundo real. Los datos, que son resultados preliminares de un ensayo clínico con casi 500.000 trabajadores de la salud en Sudáfrica, sugieren que una sola dosis de la vacuna tiene una eficacia de hasta el 96 por ciento contra la muerte y el 71 por ciento contra la hospitalización por infecciones causadas por delta.

Se trata de “un análisis muy amplio y unos resultados muy claros que demuestran que la vacuna de una sola dosis de J&J proporcionó una protección sustancial contra la variante delta”, afirmó Dan Barouch, virólogo del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston que ha realizado estudios para Johnson & Johnson, pero que no participó en el ensayo de Sudáfrica.

Pronto, dijo la empresa. “Estamos colaborando con la FDA, los CDC y otras autoridades de la salud y compartiremos en breve nuevos datos sobre el refuerzo con la vacuna de Johnson & Johnson para la COVID-19”, dijo Johnson & Johnson en un comunicado enviado por correo electrónico.

Se está llevando a cabo un gran ensayo clínico sobre la seguridad y la eficacia de dos dosis de la vacuna, y los datos estarán disponibles “en las próximas semanas”, dijo Johnson & Johnson.

Las autoridades federales de la salud y los expertos externos dijeron que esperaban que en última instancia se recomendaran refuerzos para las personas que habían recibido la vacuna de Johnson & Johnson.

“Considerando a la hiperinfecciosa variante delta, es probable que a las personas que recibieron la vacuna de J&J se les recomiende una vacuna de refuerzo en algún momento”, dijo Barouch.

Moore estuvo de acuerdo, y añadió que esperaba que esa recomendación llegase más temprano que tarde.

“Me sorprendería mucho que no ocurriera en un futuro razonablemente cercano”, dijo Moore. Y añadió: “No puedo sacar una fecha de la nada, pero sé que está en la pantalla del radar”.

Todavía no está claro. “El calendario de refuerzos estará determinado en parte por los datos que espero que salgan en las próximas semanas”, dijo Barouch.

Las primeras vacunas de Johnson & Johnson se administraron recién a principios de marzo. Si las autoridades federales recomiendan el mismo plazo de ocho meses entre la vacunación y las vacunas de refuerzo, los primeros refuerzos de Johnson & Johnson comenzarán probablemente en noviembre, dijo Barouch.

Algunos científicos han sugerido que mezclar y combinar las vacunas puede proporcionar una mejor protección que recibir dos dosis de la misma vacuna. Y las investigaciones sugieren que las personas que reciben una dosis de la vacuna de Pfizer después de una dosis de la vacuna de AstraZeneca, que utiliza una tecnología similar a la de la inyección de Johnson & Johnson, tienen una respuesta inmune más sólida que las que reciben una segunda dosis de AstraZeneca.

Algunas personas que han recibido la vacuna de Johnson & Johnson están buscando refuerzos de ARNm por su cuenta. Las autoridades de salud de San Francisco han dicho que atenderán estas solicitudes siempre que las personas consulten primero con sus médicos.

Aunque Barouch dijo que no podía predecir el tipo de refuerzo que los funcionarios federales podrían recomendar finalmente para las personas que han recibido la vacuna de Johnson & Johnson, los datos que espera que se publiquen pronto son de estudios de dos dosis de la vacuna Johnson & Johnson, en lugar de un refuerzo con una vacuna ARNm.

De hecho, Moore anticipó que si el gobierno recomendaba un refuerzo en un futuro próximo para las personas que habían recibido la vacuna Johnson & Johnson, sería con una segunda dosis de la misma vacuna. “No habrá datos sobre J&J primero, ARNm después”, dijo.

Los expertos dicen que hay que esperar. “El gobierno federal es muy consciente de la situación con J&J”, dijo Moore. “No está pasando desapercibida”.

Barouch estuvo de acuerdo. “Sí espero que en las próximas semanas aparezca una cantidad importante de datos”, dijo. “Así que entiendo que la gente que recibió la vacuna de J&J quiera más información, y esa información llegará”.

https://www.nytimes.com/es/2021/08/20/espanol/la-vacuna-johnson-johnson-requerira-refuerzo.html?fbclid=IwAR1ClnTzWLOS1DuNzqxkixS3PHF5x_kR3r7KUyPTd2eFC7sYfMf9L8M23XM


Créditos: Comité científico Covid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *